Nuestra Casa hay que cuidarla como si estuviéramos de invitados. En breve la dejaremos y no debemos tenerle apego pues si nos identificamos con ella, no podremos abrir las alas del espíritu que pertenece al Cosmos. Las formas desaparecerán pronto, cuando menos lo esperemos. Vivamos en Casa pero con las puertas abiertas.

Related posts

Leave a Comment